Un nivel adecuado de ácido fólico durante la concepción evita daños cerebrales en el bebé

/COMUNICAE/

MAR&Gen: Desde hace mucho tiempo se sabe que una carencia del ácido fólico durante el embarazo aumenta el riesgo de anomalías en el desarrollo del cerebro del futuro bebé. Nuevas investigaciones señalan la necesidad de controlar el nivel de ácido fólico también en el período de la concepción

El ácido fólico, del grupo de las vitaminas B, es indispensable para el desarrollo del cerebro y de la médula espinal del futuro niño durante el embarazo. Sin embargo, las recomendaciones en cuanto al inicio de su suplementación preventiva y las dosis recomendadas han cambiado en los últimos años. Un artículo publicado por investigadores de la Universidad de Rotterdam (Países Bajos) señala que el nivel adecuado de ácido fólico en la sangre de la madre debe lograrse antes de que se produzca la concepción y no sólo en el período del desarrollo del cerebro del feto.

Esta conclusión, demostrada clínicamente, tiene una explicación fácil, fundada en los conocimientos sobre la evolución del sistema neuronal durante la embriogénesis. De hecho, los primeros pasos de la evolución cerebral y medular empiezan muy temprano, unas 3-4 semanas después de la fecundación. En casos de reproducción asistida, la mujer ya sabe si está embarazada en este momento pero no es siempre así cuando el embarazo se ha producido naturalmente. En ambos casos, ya es demasiado tarde para reparar eventuales daños debidos a la carencia del ácido fólico en el futuro bebé.

El estudio del equipo holandés, fundados en el análisis de 166 embarazos, confirman anteriores resultados, obtenidos con grupos de mujeres más reducidos, que sugerían una restricción del crecimiento fetal, pero también problemas del desarrollo neurológico detectados después del nacimiento de los niños. Los efectos de la carencia del ácido fólico incluían un aumento del riesgo del autismo en el futuro bebé.

Según los científicos holandeses, para optimizar el desarrollo cerebral del futuro bebé, el nivel del ácido fólico debe ser el adecuado, ni demasiado bajo ni demasiado alto. Con ese fin se aconseja ajustar una eventual suplementación externa del ácido fólico durante una consulta médica, tomando en cuenta el nivel actual del ácido fólico en la sangre de la mujer. Sin embargo, queda por determinar si un extremo opuesto, el exceso del ácido fólico, puede producir efectos tardíos similares en la descendencia. De hecho el reciente estudio holandés no incluyó un seguimiento de los niños nacidos a largo plazo.

En este sentido, el manejo de la utilización del ácido fólico debería seguir las mismas recomendaciones que las formuladas por los directores de la clínica MARGen de Granada, el Dr. Jan Tesarik y la Dra. Raquel Mendoza Tesarik, en cuanto a la utilización de los antioxidantes. Para la mayoría de los medicamentos de este tipo existe un nivel adecuado (dependiente de la condición individual de cada mujer) para alcanzar el objetivo deseado. Una consulta médica y una determinación de la concentración del ácido fólico en la sangre pueden ayudar a conseguir este nivel adecuado.

El ajuste del nivel del ácido fólico en las mujeres que quieren procrear debería formar parte de un plan terapéutico individualizado incluyendo, además del ácido fólico, otros suplementos alimenticios, sobre todo los antioxidantes, cuya ingestión exagerada puede producir efectos no deseados.

Según el doctor Tesarik y la doctora Mendoza Tesarik, el nivel del ácido fólico en las mujeres embarazadas suele ser relativamente más bajo que alto. El contenido del ácido fólico en diferentes mezclas de complementos alimenticios (habitualmente menos de 0,5 mg) no suele cubrir las necesidades de las mujeres recién embarazadas. “Por eso – señalan- nosotros recomendamos una dosis diaria de 5 mg de ácido fólico (Acfol) para las mujeres que quieren quedar embarazadas en las próximas semanas o meses y para las que entran en un programa de reproducción asistida. En caso de duda, la determinación del ácido fólico en la sangre puede ayudar, siempre que sea interpretadas por un especialista con la experiencia adecuada”.

Fuente Comunicae


Ir a la fuente
Author: