¿Por qué elegir ventanas de aluminio? por Aluminios Hermanos Enríquez

/COMUNICAE/

Para elegir las mejores ventanas de aluminio, es importante tener en cuenta una serie de características. A continuación, se evalúan las diferencias entre las ventanas y puertas de PVC y las de aluminio

¿Son realmente las ventanas de aluminio las mejores?
En este artículo se analizan los pros y los contras de esta solución, muy utilizada para diferentes tipos de edificios, y se compararan con otros marcos muy utilizados: los marcos de PVC.

Después de la madera, el aluminio es el material más extendido en la fabricación de ventanas y puertas

Las ventanas de aluminio, así como las puertas se han utilizado ampliamente como segundos marcos para proteger los interiores de madera. Está solución no es la más adecuada estéticamente.

Y no hay más que darse un paseo por los cascos antiguos de cualquier ciudad y observar algunos edificios de los años 80 para sentirse abrumado por un estilo cuanto menos cuestionable. Los marcos de aluminio están ahí, a la vista, creando un desagradable contraste con las ventanas de madera. Pero las cosas están cambiando y van en la dirección correcta.

¿Cuándo elegir ventanas y puertas de aluminio?
Las ventanas y puertas de aluminio pueden utilizarse tanto en edificios residenciales como comerciales.

El aluminio es un material que se presta muy bien a la arquitectura moderna, gracias a la posibilidad de crear verdaderas obras maestras con perfiles mínimos.

Es muy versátil: se sigue utilizando hoy en día para la fabricación de ventanas y puertas de todo tipo, se puede montar fácilmente en la obra y, por sus características, también se puede utilizar para grandes aberturas.

Pero eso no es todo, los perfiles son extruidos y huecos por dentro, y pueden personalizarse en cualquier color, desde los colores RAL hasta los efectos de madera, pero también oxidados.

Así pues, el aluminio es ideal tanto para encontrar soluciones funcionales para locales comerciales, escaparates y muros cortina, como para satisfacer las exigencias de estilo y confort de los propietarios de edificios modernos, que aprecian cada vez más las grandes superficies acristaladas.

Las principales características de los marcos de aluminio

El aluminio es un material con una excelente resistencia mecánica y a los agentes atmosféricos a lo largo del tiempo.

Sin embargo, no se puede decir lo mismo de la conductividad térmica, que es muy alta y perjudica el aislamiento térmico.

Cuidado con la confusión, el valor de la conductividad térmica λ (Lambda) es muy elevado (unos 200 W/mK) en las ventanas y puertas de corte frío, mientras que se ha reducido considerablemente en las ventanas y puertas con rotura de puente térmico de aluminio.

Estos últimos, a diferencia de los marcos producidos hace muchos años, tienen un perfil de aluminio dividido entre el interior y el exterior por la interposición de poliamida.

Estas y otras medidas han llevado a la producción de perfiles de aluminio con especificaciones técnicas que nada tienen que ver con la antigua generación de marcos de aluminio.

Marcos de aluminio con rotura de puente térmico y rotura de puente en frío: la diferencia es notable

Las ventanas de corte en frío, es decir, las que se utilizaban antiguamente y que se fabricaban con un perfil íntegramente de aluminio, son una solución que, sin duda, no puede ser útil para mejorar el aislamiento térmico de un hogar, ya que, si el aluminio es el único metal utilizado para la construcción del marco, la conductividad térmica sólo puede ser alta.

¿El resultado? Una casa incómoda y unos costes altos de calefacción.

Por no hablar de la gran posibilidad de que se formen feas manchas oscuras alrededor del perfil de la ventana. En condiciones de mal aislamiento térmico es fácil que se forme condensación y moho cerca de las ventanas.

Por ello, el aluminio cortado en frío no puede considerarse un buen material para la construcción de ventanas y sólo se utilizó como escudo para las ventanas principales de madera.

Por el contrario, las mejores protecciones de ventanas, son las de aluminio con rotura de puente térmico son perfectas para hacer el hogar más confortable y energéticamente eficiente.

Al insertar un material aislante entre el perfil exterior y el interior, se resuelve el problema de la alta conductividad térmica del aluminio.

Y cuanto más grueso sea el aislamiento interno, más altos serán los valores térmicos del marco de aluminio de la ventana y la puerta, garantizando excelentes resultados en términos de aislamiento y eficiencia energética del edificio.

Si las ventanas de aluminio son una opción, es mejor elegir ventanas de aluminio con rotura de puente térmico con valores comparables a los del PVC y la madera, es decir, con una capa más gruesa de material aislante.

Ventajas e inconvenientes de las ventanas de aluminio: ¿son realmente las mejores?

Las ventajas superan a los aspectos negativos, y esto es algo que hay que tener en cuenta a la hora de comprar nuevas ventanas y puertas.

¿Por qué elegir marcos de aluminio? Estos son los principales criterios para elegir las ventanas de aluminio se sitúen entre las mejores opciones de ventanas y puertas:

  • Durabilidad garantizada por el alto grado de resistencia del aluminio a la oxidación;
  • Alta resistencia mecánica y la posibilidad de crear incluso grandes ventanas;
  • Bajo mantenimiento, que se reduce a la limpieza y comprobación de los herrajes del marco de la ventana;
  • Buen aislamiento térmico, la referencia es siempre la última generación de marcos de aluminio con rotura de puente térmico, que alcanza los mismos valores que las ventanas de PVC;
  • Posibilidad de crear ventanas con un diseño minimalista para disfrutar de un efecto totalmente acristalado que va bien con los edificios modernos y para tener más luz en la casa;
  • Infinitas combinaciones de colores: con las ventanas y puertas de aluminio se puede elegir el acabado favorito para una personalización completa.

¿Y las desventajas?
Sólo hay 2 «características negativas» de las ventanas y puertas con rotura de puente térmico de aluminio:

  • El precio algo más alto;
  • La sensación de frío al tacto.

Desde el punto de vista económico, es difícil encontrar diferencias bien definidas entre una ventana de aluminio y otra de otro material, ya que depende mucho de las secciones. Ciertamente, con los mismos valores de aislamiento térmico, la ventana de aluminio es más cara que la de PVC, pero ciertamente menos que la de madera, aunque los valores de aislamiento térmico que se pueden alcanzar con el aluminio son ligeramente inferiores.

La sensación de frío al tacto en invierno es un «defecto» menor. Es normal que el aluminio nunca proporcione el mismo efecto que la madera, que es un material elegante y cálido, pero la sensación de frío que se tiene al tocar una ventana de aluminio es irrelevante desde el punto de vista del aislamiento.

La ventana tendrá seguramente una temperatura inferior a la del cuerpo durante el invierno, por lo que al tocarla se sentirá frío. Pero no hay que preocuparse: el aislamiento térmico que proporciona un marco de ventana con rotura de puente térmico instalado de forma profesional será excelente.

¿Marcos de aluminio o de PVC?
Esta es una respuesta que no todos los vendedores de ventanas y puertas acostumbran a dar, quizás porque se proponen los marcos de PVC como los mejores para el aislamiento o los marcos de aluminio con rotura de puente térmico como la solución a todos los problemas.

Pero esta no es la forma correcta de abordar una elección tan delicada como la de las nuevas ventanas.

Las ventanas y puertas de última generación, independientemente del material del que estén hechas, presentan valiosas características técnicas tanto de resistencia como de aislamiento termoacústico y seguridad.

Diferentes tipos de ventanas: ¿Qué ventanas elegir?
Todo depende de las necesidades y de las características de la vivienda: quizá la solución adecuada para una vivienda no sea ni el PVC ni el aluminio, sino una ventana de madera o mixta de madera y aluminio.

Es imposible responder sin un análisis profundo de todos los aspectos técnicos de cada caso.

Pero también hay otro factor a tener en cuenta a la hora de elegir las nuevas ventanas y puertas: la instalación.

No hay que olvidar nunca que la instalación supone el 75% del resultado final y que si se instalan nuevas ventanas de forma incorrecta nunca se podrá maximizar el rendimiento. Todos los altos valores de aislamiento térmico y acústico sólo lo serán en la ficha técnica del fabricante, porque en la realidad nunca se conseguirán los resultados deseados.

Fuente Comunicae


Ir a la fuente
Author: