‘Fit-Buildings’ para mejorar la sostenibilidad, salud y rentabilidad de las instalaciones deportivas

/COMUNICAE/

En Cataluña hay casi 20.000 edificios deportivos con un potencial de ahorro energético de hasta un 70%, lo que representaría unos beneficios directos de hasta 40 millones de euros anuales. Fit-Buildings es un nuevo proyecto que tiene por objetivo la rehabilitación de edificios deportivos en Cataluña, dirigido por el estudio PichArchitects/Pich Aguilera y con partners como Schneider Electric y el Consell Català de l’Esport, de la Generalitat de Catalunya

Bajo el liderazgo de PichArchitects/Pich Aguilera, nace el proyecto Fit-Buildings, que ya cuenta con partners como Schneider Electric y el Consell Català de l’Esport, de la Generalitat de Catalunya. El proyecto busca desarrollar un nuevo modelo de edificios deportivos en Cataluña, a través de su rehabilitación energética, su reducción de impacto medioambiental y que, al mismo tiempo, adapte los edificios a los nuevos modelos de deporte, basados en la inclusión social y en la salud, dentro de un contexto general de economía circular.

El modelo que plantea Fit-Buildings prevé unos beneficios directos de hasta 40 millones de euros anuales derivados de los ahorros energéticos y un retorno en menos de 10 años en función del tipo de actuación. Gracias a la rehabilitación, y a avances como el IoT, los edificios deportivos serán más personalizables, adaptables a las necesidades de cada persona y momento y capaces de prever tendencias.

De esta manera, los gestores de edificios deportivos que opten por el modelo Fit-Buildings tendrán un equipamiento 4.0 más sostenible, saludable, resiliente, responsable socialmente, con un menor gasto de explotación, y preparado para la revolución 5G gracias a la implementación de tecnología IoT y Big Data.

Actualmente, Cataluña cuenta con casi 20.000 instalaciones deportivas. “Si se consideran los pabellones deportivos con piscinas, se pueden sumar casi 1400 casos de edificios que generan un impacto ambiental y un consumo energético significativos, en el que se estima un consumo asociado de energía primaria no renovable de 800 GWh. Además, la mayoría de ellos son anteriores a la entrada en vigor del Código Técnico de la Edificación (CTE) y cuentan con instalaciones de clima y envolventes poco eficientes. A parte de una necesidad en sí de ser rehabilitados”, asegura Mauro Manca, Responsable del departamento de sostenibilidad y energia de PichArchitects.

Según datos del Consell Català de l’Esport, en este segmento existe un potencial de ahorro energético de hasta un 70% y un capital de inversión activable de hasta 500 millones de euros.

«Desde Schneider Electric, creemos que la arquitectura y la tecnología pueden y deben trabajar mucho más cerca, para velar por la sostenibilidad y el confort del usuario final… Por este motivo nos hemos sumado sin dudarlo a este nuevo proyecto, que está muy alineado a nuestra visión. Al final, todos los conocimientos aplicados por este fin se conectan y acaban redundando en una gestión más eficiente y con menor impacto económico y ambiental, lo que beneficia también a los gestores y propietarios de estas instalaciones”, afirma José Luis Cabezas, Vicepresidente del Negocio de Home & Distribution en la zona Ibérica en Schneider Electric.

En estos momentos, el ecosistema de Fit-Buildings está buscando nuevos partners que se sumen al primer proyecto de rehabilitación medioambiental de un edificio deportivo.

Fit-Buildings: un proyecto transversal
Fit-Buildings está alineado con la normativa europea y nacional. Concretamente con las líneas guía que derivan de la norma EPBD 2010/31/EU que se implementarán en el nuevo código técnico DBHE 2018, en virtud de la cual los edificios existentes deberán respetar los límites de edificios nZEB marcados en caso de reforma, y con la Ley contra el Cambio Climático 16/2017 y el Pla d’Estalvi i Eficiència Energètica de la Generalitat de Catalunya, que insta a rehabilitar cada año el 3% del parque inmobiliario público.

Fit-Buildings no solo define el valor en todo el ciclo de vida del edificio, sino que diseña un plan estratégico de actuaciones para hacerlo real. Dicho plan incluye la definición de todas aquellas medidas que puedan generar un retorno económico a corto, medio y largo plazo. También contempla la adecuación a la normativa actual, un plan de reducción de costes de operación durante todo su ciclo de vida y un plan de resiliencia de cara a futuros fenómenos adversos que pueden afectar a la salud y la seguridad de las personas.

El actual momento histórico que vive la sociedad y, en especial, las empresas del sector del deporte, permite repensar los edificios deportivos y adaptarlos a los nuevos requisitos dictados por los desafíos a corto plazo: la crisis de la COVID-19, por un lado, y la constante lucha contra el cambio climático por el otro.

Fuente Comunicae


Ir a la fuente
Author: