El 40% de la población nunca se ha hecho una revisión auditiva, según los expertos

/COMUNICAE/

Un estudio de Aural Centros Auditivos revela que el 85% de la población considera que la pérdida auditiva puede ser un problema para su salud

La falta de atención a la salud auditiva puede tener un impacto significativo en la calidad de vida de las personas, afectando su capacidad de comunicación, relaciones sociales y salud mental. Cada vez más personas están experimentando pérdida auditiva a edades más tempranas, lo que resalta la importancia de tomar medidas preventivas, ya que la exposición prolongada al ruido puede desencadenar problemas auditivos.  

Según el estudio «Sonidos de España y salud auditiva» realizado recientemente por Aural Centros Auditivos, a través de la plataforma Ipsos Digital, el 40% de la población entre 35 y 65 años nunca se ha hecho una revisión auditiva. Además, el 85% de encuestados considera que la pérdida auditiva puede ser un problema para su salud. Sin embargo, el 7% de los españoles confiesa que usar un audífono le daría vergüenza, ya que implicaría visibilizar que tiene un problema de audición.

Coincidiendo con el Día Mundial de la Audición, Aural Centros Auditivos, como compañía pionera en audiología en España, presenta de la mano de sus expertos audioprotesistas el «Decálogo definitivo sobre salud auditiva«, enmarcado en su compromiso con la concienciación social sobre la pérdida auditiva. En palabras de Juan Ignacio Martínez, director general de Aural: «Una persona que no oye bien y no corrige su pérdida auditiva tiende a aislarse de su entorno, lo que puede causar estrés y depresión e incluso puede acelerar el deterioro cognitivo. Sin embargo, una persona con pérdida auditiva con una correcta adaptación audioprotésica puede seguir disfrutando de su vida plenamente. Por eso es tan importante visibilizar la pérdida auditiva y normalizar el uso de audífonos».

Jaume Forner, audioprotesista y gerente de Formación de Aural Centros Auditivos, define la pérdida auditiva como un ‘trastorno silencioso’. Es paradójico, explica, que a pesar de la disposición a abordar cualquier dolencia que afecte la calidad de vida y buscar el bienestar en todo lo que se hace, muchas personas optan por ignorar la pérdida auditiva. Se deja pasar los primeros síntomas, hasta que ya se tienen evidentes dificultades sociales y comunicativas. Por ello, es fundamental la atención temprana y las revisiones periódicas, para evitar repercusiones negativas en la vida diaria.

El decálogo definitivo sobre salud auditiva

  1. Controlar el volumen de los auriculares: Hoy en día, los jóvenes se encuentran expuestos a largos periodos de tiempo con auriculares. Es crucial dejar descansar los oídos y evitar la exposición prolongada a volúmenes altos para proteger la audición de posibles daños y deterioros.
  2. La pérdida auditiva también es cosa de jóvenes: Aunque se asocie comúnmente la pérdida auditiva con la vejez, y que esta sea una de las causas más frecuentes de sordera, esta condición afecta a personas de todas las edades y cada vez más temprano. Es importante estar alerta a los signos y síntomas en cualquier etapa de la vida.
  3. La desconexión social puede advertir de los síntomas de la hipoacusia: La dificultad para participar en conversaciones en grupo y la sensación de aislamiento pueden indicar la necesidad de una evaluación auditiva. Si alguien disfruta menos de las relaciones sociales porque no oye bien en espacios ruidosos, necesita que se repitan las frases y se aíslan para no molestar, puede ser que estén en hipervigilancia a causa de la pérdida auditiva.
  4. Romper el estigma: Superar el estigma asociado con los problemas auditivos es fundamental para abordarlos de manera efectiva. Es clave no permitir que el temor al juicio social o la percepción de la pérdida auditiva como un problema exclusivo de la vejez impida buscar soluciones.
  5. Intervención temprana: Abordar cualquier pérdida auditiva a tiempo es esencial para preservar la salud física y emocional. Oír bien conecta con la vida, con las emociones que aportan las relaciones sociales y el entorno y eso genera una satisfacción vital. Es importante poner solución a la pérdida auditiva para que esa carencia no implique un deterioro en la salud física y emocional de las personas.
  6. Observar y actuar: Mantenerse atento a los signos de pérdida auditiva de los seres queridos y amigos. Si se notan dificultades en su capacidad para seguir conversaciones o entender instrucciones, ofrecer apoyo en buscar ayuda profesional es fundamental.
  7. Alargar la esperanza de vida gracias al uso de audífonos: La esperanza de vida de las personas con sordera que usan el aparato con asiduidad es un 25% mayor, según el estudio realizado por Janet Choi, otorrinolaringóloga del Instituto Keck de Medicina de la Universidad del Sur de California. Este descubrimiento resalta la importancia vital de la intervención temprana y el uso adecuado de dispositivos auditivos para vivir más mejorar la calidad de vida.
  8. Revisiones auditivas regulares: Programar revisiones auditivas periódicas con profesionales de la salud auditiva para detectar cualquier cambio en la audición y abordarlo a tiempo.
  9. Protección contra el ruido: Crear entornos silenciosos y reducir la exposición al ruido excesivo en la vida diaria. El ruido prolongado puede contribuir a la pérdida auditiva, por lo que es importante proteger los oídos en todo momento.
  10. Higiene auditiva óptima: Mantener una adecuada higiene auditiva para prevenir infecciones y otros problemas que puedan afectar la audición. Limpiar los oídos de manera suave y evitar introducir objetos extraños en el canal auditivo.

Fuente Comunicae

Ir a la fuente
Author: