Clínica Doctora Bonina aconseja como cuidar la piel después de las vacaciones

/COMUNICAE/

Durante el verano, la piel cambia su ritmo. Seguramente la ha hidratado en función de los elementos externos. Pero, la cuestión es continuar con los cuidados necesarios

Es esencial reparar la piel después del verano y prepararla para el invierno con la ayuda de inyecciones de vitaminas, Botox o ácido hialurónico.

En esta oportunidad, Clínica Medicina Estética en Madrid Doctora Bonina, muestra algunos consejos para cuidar la piel después de las vacaciones:

Reparar la piel después del verano
Naturalmente, con el ritmo del verano, la piel se queda sin minerales y agua. La prioridad es, por tanto, rehidratar todas las partes del cuerpo: cara, cuello, escote, etc.

Las cremas para después del sol pueden aportar confort y nutrientes tras el fin de las vacaciones, pero si la piel se agrieta o empieza a descamarse es necesario visitar una clínica estética para acelerar el proceso de reconstitución de la epidermis.

Tratamientos con Botox
La toxina botulínica, más conocida como «Botox», se utiliza desde hace muchos años en medicina estética, sobre todo en inyecciones.

Esta técnica de medicina estética se ha ido convirtiendo en un tratamiento de referencia para el rejuvenecimiento facial. Las inyecciones de Botox permiten actuar sobre la relajación de los músculos responsables de las llamadas arrugas de expresión, bloqueando su contracción. Así, el uso de la toxina botulínica en inyección permite suavizar las arrugas y refrescar los rasgos faciales al paralizar los nervios motores responsables de estas contracciones.

Tratamientos con ácido hialurónico
El ácido hialurónico es un elemento constitucional de la matriz extracelular del organismo, del que casi el 50% se encuentra en la dermis.

El ácido hialurónico contribuye a la tonicidad y la elasticidad de la piel y ayuda a luchar contra las agresiones externas que provocan el envejecimiento celular prematuro, en este caso la exposición del sol.

Además de asegurar una buena hidratación, actúa como barrera contra las agresiones climáticas. Su agotamiento es responsable de la aparición de arrugas y líneas de expresión, pero también de la sequedad de la piel y de la pérdida de elasticidad.

Revitalizar y rehidratar la piel
El sol en ocasiones puede ser un enemigo muy potente, incluso cuando la piel está bien protegida se ve dañada por los rayos UV. También ataca al colágeno, lo desorganiza y favorece al envejecimiento prematuro.

Por tanto, esta vuelta de las vacaciones es el momento adecuado para pensar en un tratamiento revitalizar como puede ser: el ácido poliglutámico que le da a la piel una nueva juventud.

Este tratamiento ayuda a devolverle la flexibilidad, el confort, y la estimulación mediante microinyecciones específicas para que se produzcan nuevas fibras de colágeno bajo la piel.

Un pequeño impulso para los labios
La exposición al sol favorece la aparición de líneas finas en el labio superior y el bronceado aumenta su visibilidad. Afortunadamente, esto no es inevitable. Es posible corregir estas molestas arrugas de forma muy discreta.

Se utilizan técnicas de inyección específicas para administrar cantidades muy pequeñas de ácido hialurónico depositadas muy finamente bajo las líneas finas y en el contorno del labio debilitado.

Cuando se controla adecuadamente, este tratamiento preserva la forma y el volumen exactos del labio con un efecto visiblemente rejuvenecedor y sin ningún tipo de riesgo.

¿Cómo conseguir una piel bonita después del verano?
En la mayoría de las ocasiones al volver de las vacaciones de verano, la piel esta seca y la tez se vuelve opaca. Así es como el abuso del sol se nota demasiado. Afortunadamente, gracias a la medicina estética pueden ofrecer varios tratamientos adaptados a estas situaciones:

La piel está deshidratada, sin brillo y sin elasticidad
El ácido hialurónico le devuelve elasticidad, hidrata a profundidad y vuelve el cutis radiante.

Al actuar sobre la calidad de la piel y al estar enriquecidos con antioxidantes, estimulan la producción de colágeno. También permiten la hidratación desde el interior: la piel queda así rellena y flexible.

Estas propiedades les confieren un beneficioso papel de prevención del envejecimiento desde una edad muy temprana.

El cutis está apagado y indefinido
El sol hace fruncir el ceño y acentúa las arrugas, las inyecciones de ácido hialurónico o Botox son una buena solución para tener cutis fresco y una mirada abierta.

Las inyecciones de Botox pueden utilizarse para eliminar las arrugas de la parte superior de la cara.

Es posible completar el tratamiento con inyecciones de ácido hialurónico para la parte inferior del rostro, para suavizar arrugas como los pliegues nasolabiales, para realzar los pómulos caídos y para rellenar los labios deshidratados y delgados.

Fuente Comunicae

Ir a la fuente
Author: