24 noviembre, 2017

París es siempre una fiesta, pero en verano lo es aún más

Una decena de citas, de noche y de día, que no hay que perderse en las próximas semanas en Paris.

La frase “París es una fiesta” es mucho más que un eslogan turístico (además del título casi idéntico de unas memorias de Hemingway). Para los parisinos, la fiesta es un “art de vivre” que se reinventa cada día, y sobre todo, cada noche.

La gran diversidad de propuestas permite a cada uno elegir su preferida. Escuchar a jóvenes artistas en un bar, restaurante o cabaret. Bailar con los mejores DJs del planeta. Pasear o descansar en los parques abiertos toda la noche en verano. Acudir a algunos de los muchos festivales y citas…

Desde hace varios años la fiesta en París se ha renovado para ser compartida en familia o con amigos, a mediodía o a medianoche, hay mucho donde elegir. Aquí proponemos 10 citas festivas casi ineludibles en las próximas semanas en la capital francesa:

La Fiesta de la música.

Desde hace 35 años, el 21 de junio marca no sólo el inicio del verano, sino también la fiesta de la música (Fête de la Musique). Creado en Francia en 1982, este evento ha sido exportado a muchos países en donde ha obtenido el mismo éxito.

La receta es siempre la misma: aprovechar la noche más corta del año para inundar las calles con música y dejar mucho espacio para la expresión de los grupos de aficionados.

En París se montan escenarios por todas partes, especialmente en las grandes plazas y jardines de la capital.

Los más emblemáticos se encuentran generalmente en los Jardines de las Tullerías, el Petit Palais, el Instituto del Mundo Árabe, el Louvre, los Jardines de Luxemburgo, la plaza Denfert Rochereau o a lo largo de las orillas del Sena.

Pero los grupos de aficionados, de todos los estilos, no se hacen de rogar para invadir las calles y ofrecer sorpresas en cada esquina. Para la ocasión, el transporte público ofrece un servicio de lanzaderas que funcionan toda la noche a precios reducidos.

En París sí hay playa (aunque sin arena).

Durante el verano, Paris se convierte en una ciudad de vacaciones para dar la bienvenida al evento Paris-Plages.

Desde 2002 las orillas del Sena se llenaban de arena, sombrillas, tumbonas y hasta palmeras. Así nace en esta zona en una playa tropical… o casi. Pero en 2017 las cosas han cambiado: ya no habrá arena, aunque, eso sí, se amplían los lugares de celebración y se alarga el verano.

La arena se sustituye por más zonas verdes (al parecer la falta de arena se debe a razones deontológicas ya que el grupo Lafarge que la suministraba desde 2002 está acusado de financiar al Daech en Siria y contribuir a la construcción del muro Trump en la frontera mexicana).

La “playa” estará este año en funcionamiento desde el 8 de julio al 3 de septiembre. Junto al estanque del parque de la Villette del siglo XIX se desarrollará una zona de baño y también habrá un programa de deportes para apoyar la candidatura de París para los Juegos Olímpicos de 2024.

Grandes y pequeños disponen de numerosas actividades y entretenimientos y el festival Fnac Live se instala en la plaza del Hôtel de Ville, con una serie de conciertos gratuitos.

Por su parte, la sala de conciertos Le Glazart propone, por sexto año consecutivo, su cita al aire libre, proporcionando un toque playero a París. Hamacas, arena, torneo de petanca y foodtrucks forman parte del programa, así como las fiestas clubbing en el exterior y conciertos gratuitos.

Cita con los grandes la música de hoy.

En las próximas semanas, se mimará a los melómanos de los grandes clásicos de hoy.

Además de numerosos festivales de música que harán resonar la capital, numerosas figuras conocidas de la música actual darán conciertos por París. Robbie Williams estará en el Accorhotels Arena el 1 de julio y Céline Dion el día 4; el centro tiene una amplia programación todo el año.

La misma noche, el mítico grupo Depeche Mode encenderá el Stade de France y el 7 el grupo Guns N ‘Roses. Después, la famosa cantante estadounidense Norah Jones dará un concierto en el Dôme de Paris el 11 de julio.

Y para terminar, Coldplay estará en el Stade de France los 15, 16 y 18 de julio. Hay que darse prisa en reservar, la mayoría de los conciertos ya están completos.

Festival de Jazz de París.

Nacido bajo el impulso de dos apasionados del jazz en 1994, el Festival de Jazz de París mezcla hábilmente la armonía de la naturaleza con melodías de jazz.

Desde sus inicios, el festival es apoyado por el Parque Floral de la ciudad de París, que pone a disposición de los aficionados al jazz este privilegiado entorno natural.

Con más de 120.000 espectadores la temporada pasada, el festival se consolida como uno de los acontecimientos más importantes del género en París y su región.

Apostando fuerte por audaces propuestas, el evento se erige como símbolo de la vitalidad de la escena francesa y parisina, pero no olvida invitar a los grandes nombres del jazz internacional a actuar en el escenario del espacio Delta, donde la belleza de la música y de la naturaleza resultan equiparables.

El festival comienza el 17 de junio y dura hasta el 30 de julio.

Festival Chopin de París.

Para los amantes de lo clásico, y en particular de Chopin, esta es la ocasión de escuchar y aprender sobre este polaco afincado en Francia durante sus últimos 20 años de vida.

Situado en la Orangerie (invernadero) del Parque de Bagatelle, el Festival Chopin ha encontrado un entorno a medida en este bucólico marco.

El evento rinde homenaje al compositor a través de múltiples conciertos y conferencias que reúnen a los principales especialistas en la obra del pianista romántico.

En particular, las jornadas de “piano a puertas abiertas” permiten a los jóvenes pianistas, ganadores de importantes concursos internacionales, interpretar la música del maestro para disfrute de los visitantes.

El festival supone también una oportunidad para descubrir aquellas piezas y fragmentos originales creados por compositores contemporáneos inspirados por Chopin.

Cada año, el tema del festival permite a los pianistas ampliar el repertorio del maestro poniéndolo en relación con sus predecesores y sucesores. Del 17 de junio al 14 de julio.

Marcha del Orgullo LGBT.

Desde hace veinte años, más de 500.000 personas desfilan cada año por las calles de París con motivo de la Marcha del Orgullo lésbico, gay, bisexual y transexual, antes conocido como Gay Pride.

En un ambiente acogedor y festivo, el evento, que este año tiene lugar el 24 de junio, tiene como objetivo promover la igualdad de derechos, denunciar la discriminación y luchar por que todos puedan vivir y desarrollarse libremente.

La fiesta comienza temprano por la tarde e incluye el desfile de 90 organizaciones repartidas en 40 carrozas, durante cerca de seis horas y a lo largo de un recorrido determinado.

Por lo general, el curso de la marcha (de aproximadamente 4,5 km) atraviesa diferentes barrios de Paris: el bulevar Saint Michel, el bulevar Saint-Germain y la plaza de la Bastilla, para terminar en la plaza de la República, donde es clausurada con un gran concierto gratuito.

Dos semanas antes comienza la Quincena del Orgullo LGBT en París. Este evento único en su diversidad y riqueza de propuestas propulsa la capital como anticipo de la marcha del Orgullo LGBT en París. En 2016, más de 650.000 personas acudieron a los eventos organizados.

Teatro, danza, música y mucho más.

Desde 1990, el Festival de Verano de París ofrece cada año grandes eventos. Teatro, danza, circo… en la calle o en el interior.

El arte sale al exterior y se distribuye por toda la ciudad abierto para todos los públicos en teatros, jardines, plazas y monumentos de la ciudad y también de la periferia: Nanterre, Aubervilliers, Pantin, etc.

Artistas franceses y extranjeros, emergentes o confirmados, invitan a participar en la construcción de sus obras, vagando en el espacio urbano, y creando oportunidades de encuentro e intercambio.

Uno puede unirse a miles de espectadores y dejarse seducir, a mediados de verano, por los espectáculos que forman parte del Festival París l’été. Se ofrecen una quincena de espectáculos con más de 100 representaciones en torno a la danza, el teatro y la música.

Gracias a la suavidad de las temperaturas, el cine sale también de las salas oscuras para ofrecer sesiones a la luz de la luna. Si apetece ver una película en pantalla grande, cómodamente instalado en una hamaca, no hay que perderse el ineludible Cinéma en plein air, que se hace del 12 de julio al 20 de agosto en la Villette.

Otro evento cinematográfico del verano: Cinéma au clair de lune, organizado por Le Forum des images. Con ocasión de esta 17a edición (del 28 de julio al 13 de agosto), hay proyecciones gratuitas al aire libre en diferentes barrios de la capital.

Bajo el cielo de París.

Gran cita festiva y familiar de la temporada estival, la “Nuit des étoiles” regresa ya en su 17ª edición edición.

Aunque las fechas para observar estrellas, y más concretamente las estrellas fugaces, lo que también se conoce en otras partes como “lluvia de estrellas”, son entre el 20 de julio y en ocasiones hasta el 25 de agosto, las fechas oficiales en París son el 28, 29 y 30 de julio de 2017, aunque puede tenerse información más concreta en la Asociación Francesa de Astronomía.

La celebración tiene lugar en más de 500 lugares de Francia. En París y en Ile-de-France hay numerosos lugares que participan a esta operación como la Tour Montparnasse, la Cité des Sciences et de l’Industrie, o también el Musée de l’Air et de l’Espace.

Un centenar de eventos se desarrollarán cada noche en toda Francia: películas, cuentacuentos, espectáculos sobre la mitología, vigilias para los niños, la observación del Sol, talleres para lanzar cohetes de agua, conciertos, espectáculos.

Y cuando el tiempo lo permite, observaciones guiadas por el cielo nocturno.

Versalles, aún más bello de noche.

Versalles es una visita imprescindible si se está en París. En verano y, sobre todo, de noche es aún más grandioso.

Fuegos artificiales, juegos de agua, conciertos… el palacio de Versalles hace vibrar a sus visitantes durante todo el verano.

Se organizan animaciones festivas, espectáculos musicales y excepcionales veladas durante todo el verano, y hasta el 31 de octubre de 2017.

Los visitantes pueden asistir, por ejemplo, a las “Grandes Aguas Musicales”. Aprovechan el crepúsculo para desvelar el encanto de los jardines de Versalles con instalaciones visuales, sonoras, acuáticas y fuegos artificiales al ritmo de la música francesa barroca.

Todos los sábados de verano, con la puesta de sol, los jardines y arboledas de Versalles cobran vida. Después de la Serenata Real, del paseo musical por los Aposentos del Rey y la Galería de los Espejos, resulta muy agradable pasear por los senderos de los jardines.

Después de adentrarse en los pequeños bosques, hay que dejarse sorprender por los juegos de luces y música con la puesta en marcha de las fuentes.

A lo largo del paseo, grandes y pequeños disfrutan al descubrir el Bosquete de La Colonnade iluminado por un láser verde fluorescente, la Fuente de la Encelada con su brumosa atmósfera o la Sala de Baile y sus cascadas inflamadas de reflejos en un ambiente nebuloso.

El Tapiz Verde comienza a arder gracias a los surtidores que lanzan llamaradas y la cita culmina con un espectáculo de fuegos artificiales, muy bien orquestado con música del siglo XVII, frente al Gran Canal.

La gran fiesta nacional del 14 de julio.

El punto álgido del verano y la celebración más relevante, es la Fiesta Nacional del 14 de julio que se celebra con actos en todo el país.

El programa de este año para el viernes 14 es muy completo. Por la mañana, hacia las 10:00 se da inicio al desfile militar en la avenue des Champs-Élysées con un cortejo que desciende la “avenida más bella del mundo” hasta la place de la Concorde.

El show también se ofrece en el cielo con un espectáculo aéreo impresionante.

Al terminar el día, la celebración se pasa a los bailes de los bomberos organizados por los numerosos cuarteles a través de toda la región Ile-de-France.

En muchas ocasiones el baile se realiza la noche antes, del 13 al 14 de julio, algunos son gratuitos y en otros hay un “bote” voluntario que ayudará a mejorar las condiciones de los bomberos.

Para acabar, la noche terminará reluciendo con los fuegos artificiales gigantes. Son lanzados desde la torre Eiffel y desde los jardines del Trocadero a las 23:00 horas, este llamativo show pirotécnico con sus múltiples colores que crepitan armoniosamente en el cielo parisino, ofrece más emociones cada año. Los mejores sitios donde ver estos fuegos artificiales se indican en el siguiente enlace.

Más información:
Atout France: es.france.fr/es
Turismo de París: es.parisinfo.com

Escrito por Enrique Sancho

La entrada París es siempre una fiesta, pero en verano lo es aún más aparece primero en Viajes 24 horas.

Powered by WPeMatico