22 mayo, 2018

Fersay desvela algunos mitos y realidades sobre los microondas

/COMUNICAE/

Las microondas son una parte integral del día a día en la actualidad. Un accesorio que ha permanecido décadas en hogares y oficinas. Los nuevos microondas son energéticamente eficientes, funcionales y fáciles de usar. Pero, ¿cómo afectan sus ondas a la comida y qué consecuencias tienen para la salud? Hoy, en Fersay, franquicia de recambios para electrodomésticos que opera a nivel nacional, se desvelan algunos mitos y realidades sobre los microondas

¿Cómo funciona un microondas?
Los hornos de microondas producen una radiación de microonda de 2450 Mega Hertz (MHz) o 2,45 Giga Hertz (GHz). Esta radiación pasa a través de las moléculas de los alimentos y emiten una forma de energía similar a la de las ondas de radio y luz.

“Al igual que un imán tiene una polaridad positiva y negativa, también es así con las moléculas de los alimentos. Los polos de las moléculas giran millones de veces en el interior del microondas. Esta rotación genera calor que eventualmente hace que la comida se caliente”, explican en Fersay.

Es hora de echar un vistazo más de cerca a algunos mitos acerca de los microondas.

El microondas calienta el metal – Mito
“El plástico, el vidrio y la cerámica permiten el paso de las microondas mientras que el metal las refleja. Eso significa que los metales no se calientan considerablemente en un microondas”, afirman en Fersay.

La cocción en microondas es más fácil y ahorra energía – Realidad
Básicamente, su eficiencia de cocción depende de un número de factores, incluido lo que se planea preparar y el suministro de electricidad, gas o cualquier otro combustible. “Sin embargo, un microondas utiliza menos energía para calentar los alimentos que los hornos o fogones normales. También es porque funciona más rápido y toda la energía se enfoca directamente en los alimentos en lugar”, comentan en Fersay.

Los microondas emiten rayos electromagnéticos inseguros – Mito
Los hornos de microondas no usan ‘radiación’, sino ondas de radio. Los fotones de microondas son menos energéticos que la luz visible. “Es solo que la fuente de microondas es una fuente muy brillante, y por lo tanto es capaz de cocinar alimentos. Si la luz normal pudiera ser tan brillante, también podrían cocinarse alimentos con ella”, explican.
 

Si se calienta agua hirviendo en una taza puede explotar – Realidad
Un peligro real de los microondas es el calentamiento excesivo del agua. “Cuando el agua corriente se calienta en un microondas en un recipiente de cerámica o vidrio durante demasiado tiempo, puede evitar la formación de burbujas, que normalmente lo enfrían”, afirman.

En este caso, el agua puede sobrecalentarse más allá de su punto de ebullición. Entonces, cuando se mueve o se deja caer algo en ella, el calor se libera violentamente haciendo salir agua hirviendo de la taza.
 

El microondas calienta de dentro hacia fuera – Mito
“En realidad es el caso contrario. Las microondas trabajan en las capas externas de los alimentos, lo que permite que el calor se transfiera a las partes internas de los alimentos a medida que las microondas penetran en ellas”, comentan.

Los nutrientes de la comida se destruyen en el microondas – Mito
El microondas es uno de los mejores dispositivos para preparar alimentos nutritivos. Si se utilizan junto con una pequeña cantidad de agua para cocinar alimentos a vapor desde el interior, se retendrán más vitaminas y minerales que con casi cualquier otro método de cocción.

“Esperamos haber resuelto algunas de las dudas más comunes en torno a la función de los microondas en la actualidad”, concluyen en Fersay.

Fuente Comunicae

Powered by WPeMatico